Foro con el Consejero de Economía y Conocimiento de la J.A.

 

Andalucía cuenta con más de 21.000 empresas exportadoras y 380.000 empleos vinculados a las ventas en el exterior

 

Ramírez de Arellano reclama al Gobierno medidas que impulsen el crecimiento futuro y garanticen la cohesión social y la convergencia económica.

 

El Presidente de la Cámara reclama una apuesta “firme y decida” por el sector aeronáutico, clave y puntero de nuestra economía.

 

Sevilla, 21/03/18.- Andalucía cuenta ya con más de 21.000 empresas exportadoras y unos 380.000 empleos vinculados a las ventas en el exterior, según datos de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (Extenda) destacados hoy por el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano.

 

El titular de Economía, que ha pronunciado la conferencia ‘Las exportaciones andaluzas, palanca del crecimiento económico’, organizada por la Cámara de Comercio de Sevilla y el Club Antares, ha recordado que las ventas en el exterior de la comunidad superaron el pasado año los 31.000 millones de euros, situándola como segunda región exportadora en el contexto nacional y creciendo el doble que España, un avance por el que ha felicitado a los empresarios andaluces “verdaderos protagonistas de este éxito”.

 

En este sentido, Ramírez de Arellano ha señalado que “el dinamismo” que presenta actualmente la economía andaluza, que en 2017 creció un 3,1%, se debe en parte a las exportaciones “que son la verdadera palanca del crecimiento”. Así, ha recordado que, con la crisis, “las empresas andaluzas salieron a vender al exterior ante el desplome de la demanda interna, lo que las ha llevado a un círculo virtuoso en el que compiten con productos y servicios innovadores y de calidad”.

 

Según el consejero, la importancia creciente de la innovación puede verse en que el peso de las exportaciones no recae únicamente en el sector agroalimentario, donde Andalucía sigue siendo líder, sino también en que en 2017 “uno de cada cuatro euros que exportamos lo fueron de productos de alta y media tecnología” (7.400 millones de euros).

 

En este proceso de transformación, ha explicado, el papel de la Junta de Andalucía es “acompañar a las empresas y facilitar las condiciones” a través de instrumentos como Extenda o el Plan de Internacionalización de la Economía Andaluza Horizonte 2020 (PIH2020), hoja de ruta del Gobierno andaluz para impulsar el sector exterior.

 

Medidas de cohesión y convergencia

A pesar de la buena marcha de las exportaciones, Ramírez de Arellano precisado que es de esperar que el ritmo de crecimiento de las ventas al exterior, “que han sido uno de los pilares sobre los que se ha sustentado la salida de la crisis y que han sostenido el crecimiento”, se frene y tienda al equilibrio en los próximos meses, “porque no es realista que puedan mantener niveles de crecimiento que han alcanzado en los últimos tiempos, que en algunos casos han superado el 25%”.

 

Ante ello, ha señalado la necesidad de impulsar “palancas de crecimiento para el futuro”, entre las que ha apuntado el aumento de nuevo del consumo interno, “para lo que parece razonable empezar a expandir la demanda interna de España en la componente privada, con una subida razonable y pactada de los salarios; además de eliminar factores de la reforma laboral que se han demostrado excesivos, como la falta de negociación colectiva o elementos que sustentan los derechos laborales”.

 

Del mismo modo, ha reclamado al Gobierno central el desarrollo de medidas que garanticen la cohesión social y la convergencia económica, como un nuevo modelo de financiación “que garantice la prestación de los servicios por parte de las comunidades autónomas”, ya que “Andalucía cuenta con un déficit de financiación de 4.000 millones de euros al año, el equivalente al 2,5% de nuestro PIB, recursos que si vinieran a nuestra región generarían empleo y riqueza”.

 

Asimismo, ha pedido al Ejecutivo nacional “el desarrollo de infraestructuras claves para la competitividad que mejoren la convergencia económica regional”, como la mejora de las conexiones ferroviarias o las infraestructuras eléctricas de los puertos andaluces, “que son la puerta de nuestras exportaciones”.  

 

En esta línea, ha solicitado también que los fondos regionalizables se basen en la población, como recoge el Estatuto de Andalucía, y no en la contribución al PIB nacional, como se calculan actualmente, “porque supone una pérdida anual de inversiones en Andalucía de unos 500 millones”; así como un aumento del Fondo de Compensación Interterritorial (FCI), “cuya misión es facilitar la convergencia económica entre regiones y que prácticamente ha perdido su naturaleza”. Para el consejero, “España no puede permitirse a largo plazo que existan diferencias regionales de renta per cápita de más de 10.000 euros por habitante, con comunidades que tardarían años en alcanzar la convergencia con partidas como la que destina este año el FCI a Andalucía, de solo 160 millones de euros”.

 

El Presidente de la Cámara de Comercio, Francisco Herrero ha reclamado por parte de la Consejería una apuesta “firme y decida” por el sector aeronáutico, clave y puntero de nuestra economía. “Consejero, Sevilla debe apostar por un sector como el aeronáutico del que es sede”.

 

Así, ha trasladado al Consejero la necesidad de priorizar en la generación de nuevos proyectos empresariales y en el crecimiento de los ya instalados por la vía de la innovación y la apertura al exterior.

 
Galería Fotográfica: